"A veces creemos que lo que hemos logrado es sólo una gota en el océano. Pero sin ella, el océano estaría incompleto."







miércoles, 27 de octubre de 2010

7º mes de embarazo

Mes 7 - Séptimo mes del embarazo
Séptimo mes del embarazo. La transición desde el segundo al tercero y último trimestre.

Semana 28

Ha llegado al final del segundo trimestre. Seguramente verás al médico dos veces por mes hasta la semana 36. Si tenés una afección médica crónica (como hipertensión arterial o diabetes) o un embarazo de alto riesgo, posiblemente deba visitar al médico con más frecuencia.
Tu bebé: El bebé se está preparando para la vida fuera del útero. Puede abrir y cerrar los ojos y chuparse el dedo. La piel se ve más estirada por la acumulación de grasa debajo de ella. Quizás sienta mucho movimiento porque el bebé se ejercita pateando y estirándose.
Vos: Quizás sientas que perdés el equilibrio con el crecimiento del abdomen. Usá zapatos de tacón bajo y tené cuidado!
Mantené los buenos hábitos prenatales: comer bien, descansar cuando te lo pida el cuerpo y tomá mucha cantidad de agua. Si seguís fumando, bebiendo o usando drogas, todavía estás a tiempo de dejar esos hábitos y darle una vida saludable al bebé. Nunca es demasiado tarde para abandonar un mal hábito. 


Semana 29

¡Felicitaciones! Estás comenzando el tercer trimestre del embarazo. En esta etapa muchas futuras mamás se preparan para la llegada del bebé. Es el momento de anotarse en clases de parto. Encargá los muebles para el bebé si los necesita. Finaliza el trámite para tomarte la licencia por maternidad.
Tu bebé: El cerebro del bebé se está desarrollando con rapidez. La superficie que antes era tersa ahora tiene ranuras y está aumentando la cantidad del tejido cerebral. Ese increíble desarrollo continuará durante varios meses después del nacimiento del bebé. El bebé sigue aumentando de peso aceleradamente.
Vos: Tu cuerpo necesita nutrientes como el calcio, ácido fólico y hierro para estar fuerte y saludable y que el bebé siga creciendo a buen ritmo. Quizás tus estados de ánimo y niveles de energía cambien varias veces durante el día. Tratá de mantener el estrés al mínimo.
Posiblemente el médico te haga un análisis de sangre para detectar anemia. La anemia significa que tienes niveles bajos de hierro en sangre y es común en las mujeres embarazadas, en particular durante el tercer trimestre. Los médicos normalmente recomiendan que las mujeres tomen un suplemento de hierro para evitar la anemia. A pesar de los suplementos, algunas mujeres tienen anemia. Si ése es tu caso, el médico puede recomendarte aumentar la dosis de hierro. No olvides tomar abundantes cantidades de líquidos y comer mucha fibra para contrarrestar el estreñimiento que comúnmente causa el consumo de hierro.


Semana 30

Tu bebé: La piel del bebé se está tornando más tersa al depositarse capas de grasa en todo el cuerpo. Esa grasa le ayudará al bebé a regular su temperatura corporal después del nacimiento. Las uñas de las manos y los pies y las pestañas están totalmente formados y siguen creciendo.
Vos: Probablemente pienses que no hay forma de que el abdomen te crezca más, ¡pero ya verás! Seguirá aumentando semana a semana. La cadera y pelvis se están aflojando y expandiendo para darle lugar al bebé que crece. Sentirás incomodidad cuando el bebé te patee las costillas y el diafragma. (El diafragma es el músculo que separa el pecho del abdomen). Pronto el bebé se moverá hacia abajo y te sentirás menos pesada.
Éste es el momento de evaluar las causas de estrés en tu vida y tratar de eliminar algunas. Proponete dedicar tiempo cada día a descansar, meditar o hacer ejercicios. Hablá con el médico antes de hacer gimnasia. Permití que otras personas te ayuden. Podrás retribuirle el favor a otra mujer embarazada en el futuro. Pedí a tu familia que te ayude.


Semana 31

Aunque tu abdomen sea grande, recordá que es importante usar el cinturón de seguridad en los vehículos. Protegé tu vida y la del bebé abrochándote el cinturón sin falta. Coloca el cinturón por debajo del abdomen. Si vas a hacer un viaje largo en auto, paren una vez por hora para estirar las piernas y fomentar la circulación.
Tu bebé: Al bebé le está costando más estirarse y moverse porque cada día crece más. Pronto se alojará con la cabeza para abajo en preparación para el parto. Los pulmones del bebé se están desarrollando aunque no estarán totalmente listos para la vida fuera de la matriz hasta dentro de unas semanas. El peso alcanza fácilmente los 1800 gramos.
Vos: La posición del bebé podrá dejarte sin aliento, pero te sentirás mejor cuando el bebé descienda en la pelvis. Quizás hayas comenzado a sentir contracciones ocasionalmente. Se las llama contracciones Braxton-Hicks, no causan dolor y es la forma en que el cuerpo se prepara para el parto. Llamá al médico en los siguientes casos:
  • Si las contracciones son dolorosas
  • Si suceden con regularidad y frecuencia (cada 10 minutos o menos)
  • Si sentís también un dolor bajo y sordo en la parte inferior de la espalda o bien cólicos o retorcijones
Esas señales pueden indicar que está entrando en parto prematuro.
No dejes de acudir a todas las citas de cuidado prenatal. El médico controlará el avance del embarazo y detectará problemas o dificultades antes de que se tornen graves. Al dormir o descansar, procurá acostarte sobre el lado izquierdo ya que así se puede reducir la hinchazón y retención de agua.