"A veces creemos que lo que hemos logrado es sólo una gota en el océano. Pero sin ella, el océano estaría incompleto."







miércoles, 27 de octubre de 2010

8º mes de embarazo

Mes 8 - Octavo mes del embarazo
Octavo mes del embarazo. Parece mentira que ya esté tan cerca ese momento!

Semana 32

Como cada parto es singular e impredecible, informate sobre el procedimiento del parto por cesárea. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, uno de cada cinco bebés nace por cesárea. Muchas cesáreas son imprevistas.
Tu bebé: Los principales órganos del bebé se están preparando para la vida fuera de la matriz. El cerebro se está desarrollando rápidamente. Los pulmones están “practicando” respirar. Los riñones están produciendo orina. El bebé está tragando y orinando líquido amniótico. Las uñas llegaron a las puntas de los dedos de la mano, así que preparate para cortarlas al poco tiempo del nacimiento
Vos: En esta etapa del embarazo posiblemente no puedas verte los pies y quizás te sientas muy incómoda. Es posible que los senos pierdan una pequeña cantidad de líquido, llamada calostro, ya que se están preparando para la lactancia. El calostro es el líquido sano que alimentará a tu bebé durante los primeros días de vida hasta que le baje la leche. Éste contiene anticuerpos que le ayudarán al bebé a combatir infecciones.
Hacé todo lo posible por sentirte cómoda. Dormí con almohadas. Comé de cinco a seis comidas pequeñas por día en lugar de tres comidas grandes. Poné los pies en alto si se te hinchan. Pedile a tu compañero que te dé un masaje suave en los hombros y pies.


Semana 33

¿Está tu pareja tan emocionado con el bebé como vos? A veces es difícil para el compañero sentir que participa en el embarazo. Una forma de dejar que el papá intervenga es pedirle que elija el asiento para el auto. Es una de las cosas más importantes que tenés que comprar para el bebé.
Tu bebé: Los pulmones y el cerebro del bebé siguen creciendo rápidamente. Es posible que ya se haya ubicado con la cabeza hacia abajo en su pelvis. Sentirás que los movimientos son cada vez más fuertes y deliberados porque el tono muscular del bebé va mejorando. El bebé engordará rápidamente en las próximas semanas.
Vos: Al entrar en la recta final del embarazo, tu cuerpo se va preparando para el trabajo de parto y el alumbramiento. Es posible que sientas que el útero se contrae con frecuencia. Si el bebé ya descendió en la pelvis, sentirás menos patadas en las costillas y el diafragma. Quizás sientas la necesidad de orinar con más frecuencia porque el bebé está presionándole la vejiga.
Tomate las cosas con calma, seguí comiendo bien y acudí a todas las citas de cuidado prenatal. Seguramente oirás ese consejo una y otra vez, pero realmente es lo mejor que podés hacer por el bebé. Llamá al médico si tenés dolores abdominales fuertes, sangrado, si sentís algo inusual o que “algo no está bien”.


Semana 34

¿Leche materna o leche de fórmula? La lactancia materna brinda muchos beneficios al bebé, entre ellos una nutrición saludable y protección contra enfermedades. Antes del parto, tené a mano la información de contacto de tu pediatra. Tené también a mano los nombres y teléfonos de las consultoras en lactancia (personas capacitadas que brindarán asistencia y orientación a las madres) y de amigas que hayan amamantado sin problemas o dificultades. Recordá que amamantar es un hábito adquirido. Vos y tu bebé deben coordinarse para ver qué es lo que tiene mejor efecto para ambos. Tené paciencia los primeros días después del parto. Recordá que, aunque hayas amamantado antes, el bebé jamás lo hizo. Preparate para los desafíos que se te presenten.
Tu bebé: Todos los sistemas principales del cuerpo, salvo por los pulmones, están bastante bien desarrollados. El bebé sigue aumentando de peso y acumulando grasa para prepararse para la vida afuera del útero.
Vos: Sentirás con más frecuencia que se te hinchan los pies y los tobillos por la presión del peso del bebé. Si notas una hinchazón repentina de las manos y la cara, llamá inmediatamente al médico.
Poné los pies en alto y descansá cuando puedas. Si te acostás sobre el lado izquierdo, verás que la hinchazón disminuye.


Semana 35

Llegó el momento de prepararse para la vida con el bebé. Todavía tenés tiempo, pero te convendrá adelantarte con algunos quehaceres. Prepará los sobres para el anuncio del nacimiento. Cociná comidas que puedas congelar. Comprá los obsequios que necesites durante las semanas posteriores al nacimiento del bebé. Comprá comida y productos para el quehacer doméstico. Si no tenés la fuerza para hacer otras actividades además de la rutina diaria, pedí ayuda a otras personas.
Tu bebé: Los riñones funcionan perfectamente. Los pulmones siguen desarrollándose y están casi listos para la vida fuera del útero. En estas últimas semanas, tu cuerpo le transferirá al bebé inmunidad temporal contra enfermedades infantiles (como las paperas y el sarampión). El bebé estará protegido hasta que se lo vacune. En esta etapa sus medidas alcanzan con facilidad los 45 centímetros, y el peso supera generalmente los 2500 gramos.
Vos: En esta semana alcanzará el punto culminante en el aumento de peso. Sentirás que te falta el aliento porque la parte superior del útero está justo debajo de las costillas. Te costará respirar hondo.
Te convendrá dormir con la cabeza elevada para facilitar la respiración. Quizás el médico quiera verla todas las semanas hasta el nacimiento del bebé. Acudí a todas las citas aunque estés cansada.


Semana 36 

¿Tenés el bolso listo para ir a la clínica? Llegó el momento de tener todo listo para el nacimiento. Menos del 5 por ciento de los bebés llegan en la fecha de parto esperada. Si todavía no lo hiciste, elegí un pediatra para que se encargue de la salud del bebé después del nacimiento. Necesitarás tener a un médico a quien puedas llamar si tenés preguntas o inquietudes sobre el bebé una vez que regreses a tu hogar.
Tu bebé: El bebé sigue creciendo rápidamente y engordará alrededor de 25 gramos por día. Notarás que hay menos movimiento. Esto se debe a que hay menos espacio para que el bebé se mueva. Si notás que los movimientos disminuyen abruptamente, llamá de inmediato a tu médico. En esta semana, el bebé tendrá alrededor de 52 cm. de largo y pesará un poco menos de 3 kg.
Vos: El útero estará debajo de las costillas en esta etapa. Quizás tengas dificultades para dormir o levantarte de un asiento bajo. Debes estar sintiéndote inquieta e irritable ahora que te queda poco tiempo para el parto y el inicio de tu nueva vida como mamá.
Descansá con los pies en alto. Comé cuando tengas hambre y tomá mucha agua. Ya estás en la recta final. Es importante, que no dejes de acudir a las citas prenatales. Esta semana o la próxima posiblemente te hagan un análisis de estreptococo grupo B. Esta infección silenciosa rara vez causa problemas en los adultos, pero puede resultar peligrosa para el recién nacido. El análisis se realiza insertando un hisopo en la vagina. Se analizan las secreciones para detectar la presencia de bacterias. Si tenés estreptococo grupo B en la vagina, se te darán antibióticos durante el parto. El medicamento ayudará a evitar que la infección bacteriana se le transmita a tu hijo o hija.