"A veces creemos que lo que hemos logrado es sólo una gota en el océano. Pero sin ella, el océano estaría incompleto."







miércoles, 27 de octubre de 2010

2º mes de embarazo

Mes 2 - Segundo mes del embarazo
Segundo mes del embarazo. La evolución de tu embarazo desde la quinta hasta la novena semana.

Semana 5

Entraste en la quinta semana de embarazo y tu bebé comienza a tomar cada vez más forma. Tu cuerpo también está cambiando.
Tu bebé: Hasta hoy, el embrión no había sido más que una montón de células. En esta etapa del embarazo comienza a tomar forma. Imaginate un tamaño similar al de un caballito de mar diminuto.
Durante la quinta semana de embarazo, el bebe mide alrededor de 6 milímetros de largo y ya lo podés ver en una ecografía.
La espina dorsal, la cabeza y el tronco del bebe comienzan a formarse. Una protuberancia en el centro del embrión se convertirá en el corazón del bebé.
Vos: Tus senos empiezan a crecer y pueden estar más sensibles. Podés sentir también un leve dolor de espalda o alguna molestia abdominal, parecida al dolor de ovarios.
Si aún no te has hecho una prueba de embarazo, es tiempo de que te la hagas. Si optas por un test de embarazo casero te recomendamos que lo realices en la mañana, ya que en la primera orina están más concentrados los niveles de la gonadotropina coriónica (hormona del embarazo).
Si querés estar más segura es conveniente optar por un examen de sangre. Éste no falla y te dice exactamente cuántas semanas tenés de embarazo.


Semana 6

El test de embarazo te dio positivo y lo confirmaste con el análisis que te indicó tu médico. Posiblemente te sientas feliz, sorprendida, aturdida, confundida, aliviada o vivas todos esos sentimientos. Es que te iniciaste en el hermoso camino de ser madre.
Tu bebé: Al bebé en la semana 6 de embarazo todavía se lo denomina embrión, se parece más a un renacuajo que a una persona y es muy pequeño. El embrión tiene una cabeza, tronco y cola rizada. El tubo neural, que se convertirá en el cerebro y espina dorsal del bebé, se está cerrando y ya se ven las estructuras que se convertirán en los ojos, oídos y corazón. La placenta, que es el órgano que nutrirá al bebé en los próximos nueve meses, también se está formando.
Vos: Es posible que sientas los primeros síntomas del embarazo.
Entre ellos se incluyen los siguientes:
  • Cansancio y fatiga.
  • Náuseas, vómitos u otros malestares estomacales como acidez y gas.
  • Dolor o sensibilidad en el pecho.
  • Antojo o aversión a ciertos alimentos.
  • Necesidad de orinar con frecuencia.
Recordá que no todas las mujeres sienten estas señales del embarazo. Además, cada embarazo es diferente, por lo que, en caso de ya haber tenido uno, podrás sentir o no los mismos síntomas de tu embarazo anterior. También es posible que tengas síntomas que jamás sentiste antes.
Cuidá bien de vos misma y del bebé:
  • Tomá multivitaminas o vitaminas prenatales (antes del nacimiento) con ácido fólico todos los días. Ver Vitamina A durante el embarazo
  • Si no consultaste, ni elegiste un profesional de la salud que te cuide durante el embarazo, no dudes en hacerlo durante esta semana.
  • En caso que fumes (ver efectos del cigarrillo en el embarazo), tomes alcohol, drogas o medicamentos no recetados (drogas y embarazo), te aconsejamos que dejes de hacerlo.
  • Si estás tomando algún medicamento recetado, deberías preguntarle al médico si podés seguir tomándolo.
  • Si sentís náuseas, probá ingerir comidas pequeñas durante el día, tomá líquidos entre las comidas en lugar de hacerlo durante éstas y lleva con vos galletitas para calmar el estómago.


Semana 7

Probablemente tu mayor desafío sea sobrellevar los primeros síntomas del embarazo. Aunque tus amigas, parientes y el médico te digan que pronto pasará esta etapa, quizás te parezca que los días se alargan cuando sentís náuseas.
Tu bebé: El bebe está pasando por cambios que gradualmente lo harán verse más como una persona. Se formaron los órganos y sistemas principales del cuerpo, pero éstos no están desarrollados aún. El corazón está latiendo y el esqueleto está adquiriendo forma. El bebe crecerá más del doble esta semana. La placenta comenzará a formarse, traspasará nutrientes de tu cuerpo al bebe y retirará productos de desecho del bebé.
Vos: Quizás sientas acidez estomacal y estreñimiento. Eso sucede porque los alimentos se mueven más lentamente por los intestinos durante el embarazo. La cantidad total de sangre en tu cuerpo está aumentando. Pero todavía no se te notará el embarazo visto desde afuera.
Poné mucha atención en tu dieta durante el embarazo. En la medida de lo posible, tratá de hacer lo siguiente:
  • Los médicos creen que no hay problemas o dificultades si consumís cantidades moderadas de cafeína durante el embarazo, pero no tomes más de 2 a 2½ tazas de café por día.
  • Comé tres comidas por día (o comidas pequeñas más frecuentes) y refrigerios si tenés hambre entre comidas.
  • Evitá los dulces, papitas fritas y otros alimentos con mucha grasa que te hagan sentir llena, y que no te den ni a vos ni a el bebé las vitaminas y minerales que ambos necesitan.


Semana 8

Empezarás a ver más bebés a tu alrededor, ya sea en el supermercado o en la calle. También verás más mujeres embarazadas donde vayas. Ésta es otra señal de que pronto te convertirás en madre.
Tu bebé: El bebé está creciendo a pasos acelerados, pero todavía es muy pequeño. Tiene tan solo alrededor de 14-20 milímetros de longitud. Él o ella (es imposible saber a esta altura) tiene párpados, labio superior, y la nariz y orejas se están empezando a formar. El cuerpo del bebe se está alargando, pueden reconocerse los brazos y piernas, y es posible ver el esqueleto por la piel translúcida. Los órganos del bebe como el corazón y el hígado están funcionando y especializándose más.
Vos: Si es tu primer embarazo, probablemente notes cambios en los senos. Tendrás que comprar un corpiño más grande ahora o en las próximas semanas. Los senos se están preparando para producir la leche materna. En embarazos posteriores, es posible que los cambios iniciales no se noten tanto. El útero también está creciendo aunque todavía no te des cuenta.
Es un buen momento para comenzar a llevar un control de tu peso (ver peso ideal durante el embarazo). La mayoría de las mujeres de peso normal que se embarazan subirán de 10 a 15 kg de peso durante el embarazo. Las mujeres que tienen sobrepeso o peso más bajo de lo normal deben consultar con el profesional de la salud para que les indique cuánto deberían aumentar.
Es posible que ya hayas tenido tu primera consulta prenatal o que estés por ir pronto. En la primera cita, el profesional de la salud te hará algunos análisis de sangre. Se te practicarán análisis estándares, como el recuento de sangre completo y tipo de sangre. Se te preguntará si deseas saber si tienes HIV. El médico también te preguntará si deseas un análisis que detecta si usted es portadora del gen de la fibrosis quística (el portador de esta enfermedad genética no se enferma, pero si tanto padre como madre tienen un gen anormal, posiblemente se lo transmitan al bebé). Te convendrá hablar de antemano de este tema con el padre del bebé.


Semana 9

El papá también puede participar en el embarazo. Aunque su cuerpo no cambiará, podrá ayudar asistiendo a las citas prenatales, haciendo los quehaceres domésticos, saliendo a caminar con vos y dejándote descansar. Quizás él se preocupe por vos y el bebé. Posiblemente vos y tu pareja estén pensando en cómo manejar la carga económica y la responsabilidad de ser padres. Hablá de esos temas con él para compartir lo que siente y lo que planean hacer cuando venga el bebe.
Tu bebé: Los párpados del bebé se han formado y están fusionados. Se abrirán alrededor de las 26 semanas. Las costillas del bebe están creciendo en torno a los delicados órganos internos. Los brazos, piernas y dedos del bebé se ven claramente y casi ha desaparecido la cola que se veía en las semanas anteriores. El peso del bebé es ahora de aproximadamente 2 gramos.
Vos: El útero tiene el tamaño aproximado de un pomelo. Es posible que aún te sientas cansada y tengas malestar estomacal. El volumen de sangre está aumentando y quizás hayas aumentado de peso.
Tratá de comer varias veces al día. Descansá cuando lo necesites. ¡Tu cuerpo está trabajando mucho para formar al bebé! Tomá por lo menos 8 vasos de agua, jugo o leche por día.